domingo, 15 de junio de 2014

El reality que viene: parir en medio de la naturaleza

Por suerte, cada vez tenemos más derecho y libertad para decidir cómo queremos traer a nuestros hijos al mundo. Podemos decidir cómo queremos vivir las horas previas, hasta qué punto queremos medicación, qué grado de intimidad deseamos, si queremos dar a luz en el agua, etc. Es cierto que ya no es estrictamente necesario dar a luz en un quirófano. Y todo esto debería ser decisión nuestra siempre que un médico lo viera seguro. Yo no lo veo mal aunque personalmente me gusta ser precavida y prefiero pecar por serlo demasiado a que un exceso de confianza me diera un día algún susto. Pero, como en casi todo en la vida, hay extremos. Hay mujeres puristas, románticas, naturistas o llamadlas como queráis que han escogido traer a sus hijo al mundo en un entorno 100% natural. Tan natural como un mismísimo bosque Y de eso, amigas, ha salido un nuevo show televisivo.

Así es, lo que hasta hace poco nos parecía algo íntimo y estrictamente privado, es ahora un reality de televisión. No voy a entrar en lo que pueda pensar la madre o el padre de esa mujer o su propio hijo cuando sea mayor. Me voy a centrar únicamente en lo conveniente que puede ser eso o no para un bebé y su madre. El vídeo de un parto natural junto a un arroyo en un bosque causó tal sensación en YouTube que llegó a recibir más de 20 millones de visitas. Unos directivos televisivos estadounidenses han visto un filón y Lifetime TV ya ha anunciado el nuevo programa Born in the wild que reclutará parturientas dispuestas a ofrecer su propia experiencia delante de las cámaras. Para aquellos escandalizados ante el riesgo que aparentemente conlleva este tipo de partos sin asistencia, la cadena nos ha tranquilizado diciendo que no se permitirá que participen primerizas y que, por si las moscas, habrá personal médico y un hospital cerca. Eso está mucho mejor. Si se produce alguna hemorragia, habrá alguien para taponar la herida y, si no hay tráfico, llegarán pronto a un quirófano si es que no se ha desmayado antes la madre. No soy médico pero lo siento, a mi no me convencen.

Hace poco comenté en el programa en el que trabajo que no comparto la postura de las "hooligans" del parto natural. Utilizo esa expresión para referirme a las radicales que anteponen su convicción personal a la seguridad. Cierto es que dar a luz es algo natural que ha existido desde el principio de los tiempos y que cada vez se controla más (para algunas en exceso). Pero no es menos cierto que, gracias a esos controles médicos y a que la medicina en sí ha avanzado enormemente en los últimos siglos, cada vez se producen menos muertes. Antes morían infinidad de madres y bebés en el parto. Ahora eso sucede en casos muy muy puntuales.  En mi comentario apuntaba a que me parecía "bien" que las mujeres pusieran en riesgo su vida si ellas lo querían puesto que ya eran mayorcitas. Pero me parecía una irresponsabilidad de cara al bebé que no puede decidir. Los pequeños se merecen toda la atención posible y, sobre todo, la garantía de que se podrá actuar de manera inmediata si ocurre cualquier cosa. Un bebé no valorará el canto de los pájaros o grillos al salir del vientre de su madre pero sí una rápida actuación si al final es necesaria una cesárea de urgencia. Y es que lo que puede parecer un parto sin problemas para una madre con experiencia se puede acabar convirtiendo en un parto complicado y peligroso. Yo misma conozco alguna madre que, de no haber estado en un hospital, se hubiera desangrado.

No me sirve que las parturientas televisivas estén acompañadas por médicos ya que estos están limitados en un entorno natural. Y no es lo mismo tardar dos minutos en llegar a un quirófano que subir a la madre a una ambulancia y conducir hasta el hospital. Aunque ocurriera una vez de cada millón. Y lo peor de todo esto ya no es el show mediático, es que este vídeo puede enloquecer a muchas mujeres que desearían poder vivir algo así. Quién no nos dice que alguna ya lo habrá intentado. Leo que algunas optan por esta opción natural después de una experiencia insatisfactoria en hospitales. Pues tal vez deberíamos plantearnos cómo podemos mejorar la atención a las madres en los centros hospitalarios antes de que se planten una colchoneta debajo de un árbol.

Mientras tanto, el morbo está servido. Tanta tecnología y tan modernos que somos y pronto volveremos a vivir en cuevas. Eso sí, pónganme una cámara que después lo quiero ver todo desde casita en prime time.



2 comentarios:

  1. Me alegro de que te haya gustado el post! Seguro que dará de qué hablar.. Por aquí lo comentaremos ;-)

    ResponderEliminar